Ha llegado el momento de evolucionar. Muy cansado de la mala visualización que la plantilla de Blogger daba a mi blogcito, he decidido hacer una reestructuración trascendental (por lo menos para mí): cambiar de plataforma Blogger a WordPress 2.0.5; cambiar de un dominio muy institucional (me aburría mucho eso de “solanoconsultores”) a uno un poco más personal.

Todavía estoy en el proceso de aprender a manejar esta nueva plataforma porque creo que me subí al Ferrari luego de manejar un Chevrolet compactito (que es Blogger) pero que por fuera se veía como una carreta tirada por caballos.

Imagino que estaremos durante algunos días experimentado fallas y de antemano les ofrezco disculpas. El cambio está motivado por la muy sorpresiva aceptación que ha tenido este blogcito entre la comunidad académica, periodistas, gremios, instituciones relacionadas con el mundo de la comunicación, estudiantes, directores de comunicación y jefes de prensa, consultores ‘gurúes’, instituciones que han resutlado ‘regañadas’, colegas bloggers y sobre todo, entre miles de ciudadanos que como yo nos preocupamos por temas relacionados con este apasionante mundo de la comunicación desde el periodismo, la publicidad, las relaciones públicas, el mercadeo y la comunicación estratégica, entre otros frentes.

Son casi 50.000 visitas de personas supremamente respetuosas (Hasta la fecha tengo el récord de solo dos trolls visitándome… Un abrazo afectuoso a “Linda” y a “F”) con las que hemos sostenido conversaciones espectaculares por la calidad y pertinencia de sus comentarios. En definitivas cuentas, si me decido a invertir unos centavos al año en esto creo que se justifica por la calidad de los visitantes.

Quiero agradecer de manera muy especial a algunas personas que me han ayudado en este complejo tránsito, debido a mis carencias en conocimiento tecnológico: David Medina, Carlos Solano, Nicolás Martínez y Julián Ortega. Los cuatro han sido fundamentales en distintos grados de participación, pero en idénticos niveles de sinceridad, honestidad y espíritu colaborativo.

Espero que la nueva apariencia les guste; la buena noticia es que se podría cambiar relativamente fácil en algún momento, pero todavía no he encontrado una plantilla (o “tema” como le dicen en WordPress) con la cual me sienta totalmente cómodo, pero pues ya había comprado el dominio ya había hecho una migración hace más de una semana… por lo cual venía publicando en secreto este ‘espejo’, pero ya era insostenible. Hoy por la mañana me tomé el atrevimiento de copiar y pegar los comentarios de los últimos posts en sus respectivas réplicas del nuevo dominio, pero es posible que uno que otro se me haya perdido en el camino. Ofrezco disculpas por esa posibilidad.

Lo que sigue ahora se terminar de migrar contenido (sobre todo los enlaces) porque así es que hemos podido construir una comunidad. Viene ahora una etapa de invisibilidad en los rankings, pero es lo que menos importa. No comenzamos de cero porque ya hay un mediano conociminto del terreno de la blogosfera local y de la iberoamericana que es donde se han logrado una que otra citación. Los colegas han sido muy generosos conmigo; lo agradezco nuevamente.

No siendo más, nuevamente doy mil y mil gracias por esa receptividad que han tenido estas conversaciones y espero que sigan visitando y comentando porque este espacio no es solo mío sino de todos los que queremos construir esa ciudadanía on line, ese ciudadano 2.0.