Corren los rumores sobre un posible temblor en Bogotá. No soy científico y lo único que sé es que un episodio de esta naturaleza no se puede predecir ni en magnitud, lugar, fecha y hora.

Sin embargo no está de más prevenir. Toda Bogotá se encuentra ubicada en zona de amenaza sísmica intermedia, según el Estudio General de Amenaza Sísmica para Colombia (AIS, 1997). Lo que sí se puede esperar son áreas donde la respuesta dinámica de suelos sea diferente, por lo que la ciudad cuenta en la actualidad con una microzonificación sísmica que la divide en cinco zonas: zona 1: Cerros, zona 2: Piedemonte, zona 3: Lacustre A, zona 4: Lacustre B y zona 5: Terrazas y Conos.

De un sismo no se puede predecir su momento y lugar. Es sencillamente imposible, por lo menos hasta las fronteras que la ciencia ha alcanzado. Lo que sí se sabe es que el impacto de un terremoto en Bogotá sería monstruoso debido a que las normas de arquitectura sismorresistente se adoptaron muy tarde y por eso cerca del 80 por ciento de las construcciones podrían colapsar estruendosamente. Eso no es para crear pánico ni nada por el estilo, sino para que sepamos que una cosa es la incapacidad actual para predecir un sismo frente a la viabilidad de calcular el impacto de un episodio.

Por si acaso ¿qué hacer?
Ahora bien, los expertos recomiendan “aprender a cerrar llaves de gas y agua y desconectar los equipos eléctricos. Por último, tenga siempre a la mano un equipo de elementos básicos que contenga un radio portátil, una lista de teléfonos, un pito, un extintor, copias de las llaves, copias de los documentos importantes, una linterna y un botiquín”. Un completo manual de recomendaciones para distintos tipos de emergencias lo realizó la Dirección de Prevención y Atención de Emergencias (DPAE).

Por otra parte, los medios de comunicación, en una situación como esta, tienen que ser muy moderados y estar preparados para hacer un periodismo de servicio, alejado del amarillismo y volcado sí a ofrecer información oportuna y confirmada sobre lugares de asistencia, listas de heridos, números telefónicos claves y recomendaciones.

Esperemos que no tengamos que enfrentarnos a una situación como estas, pero ante la posibilidad es mejor actuar con información.

Preguntas al aire: ¿Considera que usted está bien informado con mensajes de prevención ante una posible emergencia como la de un sismo? ¿Cómo cree que sería la reacción de los medios ante una eventualidad como esta?

PDTA: Espero esta noche recibir un facsímil del “Aviso del Terremoto en Santafé de Bogotá” que se publicó el 12 de julio de 1785 para compartirlo con ustedes. Esta pieza tiene el privilegio de ser considerada como el primer periódico editado en Colombia.