El diario El País, de Cali, acaba de publicar en una de sus revistas periódicas una fotografía por la que no pagó derechos ni reconoció públicamente a la autora de la imagen, mariacecita.

La fotografía estaba publicada en Flickr, una de las plataformas más populares actualmente porque los usuarios generan contenidos que comparten con otros usuarios. Normalmente ingresan derechos reservados y luego los usuarios las modifican con licencias Creative Commons, si así lo prefieren.

A esta hora un movimiento en la Web 2.0 colombiana intenta pronunciarse públicamente sobre este hecho a través de ya no pocos blogs, twitters, flickrs, grupos en Facebook y otras plataformas de contenido generado por el usuario. También, tengo entendido, un grupo de abogados –también bloggers– redacta una carta manifestándose sobre este episodio con una completa justificación jurídica.

Carlos Caceido, lo explica mejor:

Se trata de una licencia Creative Commons con Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.0, que en plano castellano indica que:

Primero que todo, todos nosotros tenemos la posibilidad de compartir públicamente la imagen, ¿bacano, no les parece? Reconocimiento: Si vas a usar la imagen, tiene que mencionar de forma directa el nombre del autor de la misma. No comercial: El uso de la imagen no debe generar lucro. Puede distribuirse y copiarse de cualquier forma, pero no puedes venderla a un tercero. Sin obras derivadas:Usa la imagen, pero no la alteres.

Lo que resulta indignante de todo esto es que uno de los principales diarios de Colombia responda con argumentos infantiles, tal como lo relata la directamente afectada:

No fue con mala intención
Fue para promocionar un evento
Por qué no las subes a un sitio dónde no se puedan bajar
Por que en el sitio no dice que no se puede bajar

Así las cosas, no deberíamos salir a las calles porque nos podrían atracar o no entremos a los supermercados porque podríamos resbalarnos en el piso húmedo…

Además, por lo visto, es una práctica común en el diario de Cali, como lo muestran estos ejemplos. Miren los créditos de las fotos: 1, 2 y 3… Y hay más, pero con esto es suficiente.

Señores editores de El País: El uso indebido de esas fotografías lesiona no solo a Mariacecita, sino a todos los usuarios que comenzarán a desconfiar aún más de los medios masivos. Hoy, creo que la lesión tampoco la sufre El País, sino todo el país, todos los medios que deben erigirse como modelo a seguir. Con ese tipo de comportamientos perdemos todos.

Algunas reacciones hasta ahora:

Lista actualizada a las 7:39 p.m., (gracias Patton)

Invitamos a otros colegas bloggers a pronunciarse en sus espacios y a dejar mensajes de protesta en el correo electrónico del diario: diario@elpais.com.co