Historias locales para audiencias globales desde La Loma en Medellín

Gabriel Jaime Vanegas sube todos los días a La Loma desde San Javier, una de las estaciones terminales del Metro en Medellín. El domingo, en su día de descanso, estuvo trasladando bultos de cemento que consiguió regalados y horas más tarde, junto a otros vecinos, estuvo ‘echando pala’ en la obra de Suso, un viejo casi ciego que ha recuperado la dignidad gracias al reconocimiento que le ha dado una comunidad de nuevos bloggers.

Vanegas es el bibliotecario de la Biblioteca Pública Piloto de Medellín filial San Javier – La Loma. Su rol podría ser el de un simple cancerbero que se dedica a cuidar libros –a que no los rayen, en el mejor de los casos–. Sin embargo, Gabriel Jaime está convencido de que su papel debe ser el de un dinamizador, el de un facilitador de procesos. La lectura no se logra solamente con tener unos libros en los anaqueles, sino con la cultura, la actitud y las posibilidades de acceso a ese universo de letras.

En medio del recorrido en el Metro que nos conduce a la estación de San Javier, Patton y yo oímos atentamente a Gabriel Jaime. Nos cuenta que lleva años allá, cultivando las preguntas por encima de las respuestas porque considera que es sobre los cuestionamientos que los jóvenes usuarios de la biblioteca movilizan sus inquietudes a favor del beneficio común.

A Gabriel Jaime lo conocemos porque se convirtió en uno de los héroes que decidió embarcarse junto a los niños y jóvenes en la aventura que les propusieron dos iniciativas muy valiosas de parte del colectivo Hipermedial (Medea Material, Galo, Jorge Montoya y Velvet), y del profesor colombiano Álvaro Ramírez, de la Universidad de Bergen. Ambos llegaron por el mismo camino a Rising Voices de Global Voices y con sus propuestas lograron unos pocos recursos que han mutiplicado en dinero y en beneficios.

Hoy, Hiperbarrio es el resultado de eso, es una realidad en la que se potencian las voces de los que no habían tenido voz y han ganado visibilidad con sus “historias locales para audiencias globales”. Hiperbarrio es uno de los cinco proyectos financiados en el mundo junto a otros cuatro de Bangladesh, Sierra Leona, India y Bolivia.

Hoy, los niños y niñas leen más hasta el punto en que, según cuenta Gabriel Jaime, han tenido el caso de padres que, como en la historia de Matilda, cuando acuden a los padres para que les lean un cuento para poder irse a dormir, éstos le responden “para qué si hay un televisor”… E incluso han llegado a la Biblioteca a reclamar que para qué se incentiva la lectura en los niños si los padres terminan cansados luego de la jornada laboral o simplemente no saben leer… Esos momentos han sido aprovechados para iniciar un diálogo inédito con los padres, con los que ya se inician procesos de socialización y de intervención para que comprendan la importancia enorme de que se inicien en la lectura y hasta puedan llevar libros en préstamo hasta sus casas.

Eso ha contribuido a que los menores abran su mente a nuevos universos culturales y con el proyecto de Hiperbarrio han comenzado a contar sus historias con el apoyo de Hipermedial y de Álvaro. Ellos realizaron gratuitamente talleres de blogging y de videoblogging y han comenzado a narrar su entorno desde sus propios blogs y desde el que crearon para el ejercicio colectivo. La primera pregunta que se hicieron en el blog (además de que cada uno tiene su propio blog) fue “¿dónde estamos?” porque la identidad tenía que empezar por el reconocimiento de la propia territorialidad. Con Medellín –que es el municipio que los alberga– tienen una extraña relación porque el adentro/afuera resulta complejo.

Señalan que tienen una presión territorial que se extiende por sus contornos como la cercanía con el corregimiento de Santo Domingo, por la Comuna 13, por los terrenos de la futura cárcel de Medellín, por la escombrera (lugar a dónde llegan a parar todos los escombros de las obras de demolición y construcción en el casco urbano de la capital antioqueña) y por la misma frontera urbanística legal que se extiende con apetito por las montañas. Próximas decisiones político administrativas determinarán aún más el adentro/afuera de La Loma y sus habitantes disfrutarán/padecerán sus implicaciones.

Hasta el momento, La Loma ha sido un milagro de la solidaridad desde su creación en los años sesenta cuando sus primeros habitantes sufrían la lejanía de Medellín y su camino principal era una trocha que les obligaba a caminar varios kilómetros desde el punto llamado La Puerta (donde se terminaba el pavimento de Medellín) hasta un sitio llamado El Guamo, una finca que finalmente cedió sus terrenos para lo que hoy es como una especie de ágora para La Loma. Cuando llegamos allá descubrimos presencia policial en actitud preventiva, plaza de mercado, terminal satélite de los colectivos y hasta una suerte de pared que sirve de medio de comunicación en la que toda noticia de la comunidad termina pegada en sus ladrillos y a la que Patton comparó con una especie de cbox.

Nos cuentan que por esa misma trocha hace muchos años, cuando se dañaba el único transformador de la energía eléctrica, no había más alternativa que cortar un palo, colgarle el transformador y bajarlo a hombros de los hombres. No había mejor pretexto para ser solidarios que trabajar en equipo, tanto como cuando se enfermaba alguno y entre los otros lo bajaban como podían a la ciudad.

Actualmente, los vecinos, los muchachos y el propio Gabriel Jaime trabajan en la reconstrucción de la casa del viejo ‘Suso Mugre’, que se cae a pedazos por las tejas desvencijadas y los muros de tapia que no resisten un aguacero más. Este esfuerzo lo hacen para devolverle la dignidad al viejo que ya no es llamado así por los niños sino que ahora Manuel Salvador es al menos “Don Suso“. Y es “Don Suso” porque el artículo que escribieron Gabriel Jaime y las jóvenes Catalina Restrepo y Yuliana Paniagua para el periódico gratuito Conexión, que circula en el corregimiento de San Cristóbal, lo puso en evidencia como un hombre trabajador y cuyo padre fue precisamente el que donó parte de sus tierras para varios de los más importantes terrenos comunales de La Loma.

De él también hicieron un video, como otros más, que han socializado con la comunidad en proyecciones que alcanza numerosas sillas y se convierten en momentos mágicos en los que en una especie de alquimia, los habitantes gozan al reconocer sus espacios y sus propios rostros en la magia del video, o hasta se ponen bravos como la maestra que no entendía cómo era que habían hecho un video llamado Rayones en el que plasmaron las características de la expresión juvenil de La Loma en las paredes de la comunidad.

La misma tarde de ese domingo en que llego a Bogotá, lleno de emoción por haber conocido in situ esta solidaridad en potencia y a la vez con frustración por no haberme podido quedar, le pregunto a Álvaro Ramírez a través de Gtalk en su media noche noruega que me diga qué cree que han ganado estos muchachos con este tipo de proyectos. Me contesta espontáneamente:

“Autoestima, visibilidad, un grupo referente que les da identidad en una edad en que es clave tener eso, una capacidad de reflexión que cada vez me sorprende más… Si los hubieras oído el día de la presentación en público“, cuenta con emoción. Y añade: “Les está dando conciencia de LO PÚBLICO, de que pertenecen a la sociedad, a su barrio, a su ciudad y al globo. A Jorge le ha dado unas oportunidades de autoexpresión impresionantes (es un duro rapeando, por lo que vi en otro video que nos mostraron en la biblioteca); a Carmen le confirmó que ella es una escritora, poeta y narradora (tiene 31 y es la única mayor) ya sabe que se quiere dedicar de por vida a eso. Pero a todos les está dando un sentido de pertenencia inusitado”.

Y parte del éxito está en que han posicionado a La Loma en un nuevo contexto. Este sector era únicamente asociado a actos de violencia, a masacres. Hoy, cuando un usuario escribe “La Loma” en Google, el nuevo rastreador de prestigios universal, los resultados ya no citan como primeras instrucciones esas masacres, sino que hablan de su biblioteca y pronto seguirán sus historias originales.

Hoy quedo feliz con haber conocido a varios de estos muchachos que mostraron parte de todo lo que hacen en el marco de Medelink 2008, la feria de cultura digital que concluyó el sábado pasado con total éxito en Medellín. Allá, se encontraron con ‘otros’ jóvenes, se rozaron con otras sensibilidades contemporáneas y compartieron trascendencias y trivialidades, emociones e ideas. Necesitamos muchos más de estos héroes en todo el país.

Las fotos que tomó Patton para complementar esta crónica puede verlas aquí.

29 thoughts on “Historias locales para audiencias globales desde La Loma en Medellín

  1. Hey. Me conmovió leer esto. Uno como que trabaja y a ratos se olvida qué es lo que se está logrando. Tu mirada fresca me convence que este es el camino que hay que seguir y que hay que seguir trabajando duro para que esta historia de La Loma se repita en muchísimos más veredas, corregimientos y lugares.

  2. Hola Medea: Me alegra mucho que te haya gustado la croniquita. Eres, afortunadamente, una de las ‘culpables’ de que estas historias se conozcan. No dudes que este camino es uno de los que hay que seguir; esta experiencia, sin duda, es inspiradora para que más iniciativas similares se desarrollen en toda nuestra geografía. Saludos.

  3. Mil gracias Mauricio, intenté que quedara la piel allí desplegada, aunque creo que el ejercicio de la síntesis quedó lejos porque escribí muy largo para mi gusto y así se tienen más probabilidades de cometer errores. Valoro tu opinión, la de alguien que aprecia la riqueza de la palabra.

  4. Conmovedor, como dice Medea.

    Hace un año cuando varios blogueros nos conocimos y nos dimos cuenta de que teníamos visiones semejantes sobre este tema que para muchos no pasa de ser una moda no imaginábamos que esto iba a resultar tan positivo.

    Estamos decididos a que este sólo sea el comienzo. Se han hecho muchas cosas pero falta mucho más. Ah, y hay que contarlas y darlas a conocer. Gracias por ayudarnos con esto último.

    V.

  5. Hola Velvet: El ejemplo de ustedes es uno de los más dicientes en el mundo de la blogosfera hispana sobre cómo un deseo de individuos puede convertirse en una realidad de colectivos. En efecto, coincido, se han hecho cosas valiosas y, aún así, las más valiosas, son las que siguen. Mucho ánimo.

  6. Que buena memoria Víctor, por eso no quise escribir más sobre el tema: estaba seguro que usted lo diría todo y no dejaría espacio para mucho más por decir y me dediqué fue a documentar visualmente. Que buena crónica, me adhiero a su impresión, admiración y de paso mi completo e incondicional apoyo y colaboración en lo que se pueda ayudar con este proyecto. No tenía idea de sus dimensiones, y la verdad es que es algo que sorprende. Mil felicitaciones a los que han hecho ésto posible, y a Gabriel Jaime deberían hacerle un monumento.

    Ya están las fotos para que las use, si quiere.

  7. Muchas gracias Patton por el reconocimiento a estas personas que tanto han hecho por la comunidad de La Loma. El trabajo de ellos es supremamente valioso porque están logrando que se cohesione la gente para propósitos comunes. Estos pelaos, con el liderazgo de Gabriel Jaime, son héroes y están comenzando a contaminar positivamente a más miembros de la comunidad. Gracias por el respaldo fotográfico ese día y por la compañía. Me emociona que hayamos podido subir juntos a conocer esta realidad que normalmente es invisible para los medios convencionales.

    Hola Carla Mariela: Muchas gracias por tus palabras. ¡Adelante!, toma lo que necesites y hagamos visible la historia de esta comunidad. Un abrazo.

  8. Este tipo de posts son los que le recuerdan a uno la importancia de lo que se está realizando en Hiperbarrio. El balance luego de Medelink fue más que satisfactorio, encontramos muchas personas interesadas en el proyecto, algunos llegaron preguntando por la XO y el classmate y se fueron impresionados por el trabajo de los participantes de La Loma y Santo Domingo. Pudimos hacer buenos contactos de gente que quiere trabajar en el proyecto. Saludos.

  9. Hola Galo:No pueden desfallecer ustedes porque han sido el aliento de esta comunidad, porque la han visto con valor y no con miradas lastimeras, sino de profundo respeto. Lo que cuentas es muy significativo porque significa que los muy seductores aparatos no vencieron el interés por trabajar en La Loma. De pronto se puede armar un voluntariado más grande. Saludos y gracias por la hospitalidad.

  10. Hola Victor: Feliz día de la libre expresión por internet atrasado. En clase de Tecnologías de la Comunicación y la Información del Politécnico Grancolombiano hemos seguido con atención tu blog, pero en especial hoy discutimos discutimos este post desde el punto de vista de la redacción, ya que para los estudiantes los periodistas no deben escribir utilizando la primera persona, yo no creo en esto y este el fue el dilema hasta que vimos el blog, de allí la sesión pasó del debate a la admiración por este grupo de personas y aquí ratificaron que la comunicación social es mucho más que medios masivos de comunicación. De nuevo felicitaciones y los mejores de los éxitos a este combo de gente camelladora

  11. Hola Jose: Me alegra mucho leer que este post haya sido motivo de estudio en el Politécnico. Esta, creo, es realmente una crónica más emocional que otra cosa porque en efecto me invade la emoción del hallazgo en La Loma, una realidad que conocía solo por referencias, pero que hace menos de una semana pude conocer por experiencia propia. El uso de la primera persona es muy delicado, pero creo que ciertos relatos piden su empleo. Muchas gracias por las palabras generosas.

  12. cuál es el link del blog de la comunidad? También sería interesante colocarlos a ellos… es un adelanto bien bonito y una muestra contundente del impacto positivo de la tecnología en las comunidades… por cierto, vas el domingo al concierto en la frontera? Yo con unas ganas de ir pero Cúcuta me queda muy lejos para darme un viaje ida por vuelta, que si no me lanzaría en un abrazo colombo venezolano en la raya :o) Un abrazote virtual desde aqui para todos

  13. Me encantó ver su escrito… En ocasiones cuando uno está participando de algo no aprecia la “grandeza” de lo que hace, hasta que lo ve con unos ojos externos…

    Mil gracias.

  14. Hola Carla Mariela: El link del blog es: http://convergentes.hiperbarrio.org/. No iré hasta Villa del Rosario, que es el punto colombiano de la frontera donde se realizará el concierto.. Iré hasta Bucaramanga. Un abrazo.

    Gracias Álvaro por tan hermoso post, muy sensible. Un abrazo.

    Hola Catalina: Es una “grandeza” lo que están haciendo allá y tu papel es muy importante, vi mucho compromiso en ti. Un abrazo.

    Hola Camilo: No veo la razón de la confusión; creo que es claro cómo se llama este blog. Mis preguntas son si acaso te molesta que escriba de Medellín ¿Te molesta que descentre la atención de mi blog hacia las historias que se producen en las periferias? ¿Te molesta que se escriba de ciudades distintas? ¿Te molesta que el concepto de comunicación se salga de manera centrífuga de los medios convencionales y se consideres modos alternativos de contar historias? Perdón por las preguntas, pero estoy confundido.

  15. Hola Victor, soy el primero en sorprenderme. Se me suben los colores a la cara.

    Quiero dar gracias por esta entrada y los comentarios. Debemos seguir trabajando por las personas que tenemos a nuestro alrededor. No podemos ser indiferentes a la humanidad que nos rodea y sus problematicas.

    Gracias a todos.

  16. Hola Gabriel Jaime (Argos): Muchas gracias por todo lo que estás haciendo en La Loma. Sin duda eres el gran timón de ese movimiento y espero que tengas infladas las velas de quienes te acompanan para que el barco que conducen entre todos no cese en su aventura por la solidaridad y el conocimiento. mucho ánimo y no desistan. Un abrazo, hoy desde bucaramanga y desde Bogotá, siempre.

    Gracias a Eduardo por la cita desde Global Voices

  17. Si la brecha digital no existiera lo interesante no sería que cada día se multiplica el acceso a internet y que 1000 millones ya lo usan sino que pasa con los otros 5000 y pico de millones que no lo usan, no tienen acceso a el o incluso ni saben que existe, como lo comenta Vicente Mora en “Pangea”

    Proyectos com Hiperbarrio habrá muchos en países del primer mundo que intentan, así sea poco a poco, acortar la brecha. Pero en un país como Colombia en donde a veces no le dan la importancia y a veces no pueden darsela, es interesante que surjan este tipo de proyectos. ojala pronto surjan apoyos económicos que permitan potenciar mas las iniciativas y así aumenten la cantidada de benificiarios de las mismas.

    buen relato Victor, una visión humana, a veces hace falta.

    un saludo.

  18. Ahora, EXACTAMENTE esto es lo que estaba buscando.

    Excelente, excelente, excelente.

    Victor, gracias por permitir conocer esto. Replicaré esta información y la estudiaré con detenimiento -entré a la página y no he dejado que me coma el afán, la saboreo-.

    Me pregunto si eso será posible hacerlo en una ciudad como Sogamoso, en Boyacá… no sé, en zonas que aparentemente no tienen un cuerpo de cibernautas tan organizados… ¿ud. sabe algo Víctor?

    Graaaaacias.

  19. Gracias por la narración Victor, había visto el tema pero no le presté atención antes. Proyectos como este son las que permiten que el mundo siga siendo un lugar que vale la pena.

  20. Con el permiso de Víctor quiero decirle a Santiago, quien pregunta desde Sogamoso si es posible replicar esta experiencia.
    Si uno se propone la tarea, lo podemos lograr. Implica esfuerzo y juntar voluntades de muchas personas pero en dinero contante y sonante cuesta muy poco.
    Invito a Santiago que me escriba con mi nombre punto y apellido a gmail.com para conversar sobre la posibilidad de tener un nodo más de Hiperbarrio en Sogamoso. No crea que vaya a ser una cosa inmediata porque exige planeación y paciencia, pero la posibilidad existe, si aunamos las fuerzas y las ganas de lograrlo.

  21. Hola Víctor, saludos a la gente de hiperbarrio… coloqué en mi pequeño blog un link a esta historia, como me gusta la musica latina y además son de La Loma, pues usé un símil y es que en vez de ser cantantes, ahora bloggean los de La Loma… El proyecto me encanta, yo creo que en Venezuela podríamos replicarlos en algunas comunidades, hay una ley de Ciencia y Tecnologia que obliga a las grandes empresas a invertir en ciencia, tecnología e innovación y creo que hacer un proyecto como hiperbarrio sería bien interesante… no se me había ocurrido (tengo dias dandome de cabeza con esa ley) pero es un proyecto bellísimo que se podría hacer para el ejercicio 2009… que tal? Un abrazo grande, se te quiere…

  22. Hola Alejandro: En efecto, historias como esas debe haber en todo el mundo, pero en Colombia merecen mejor suerte, mejor vitrina. Gracias por el comentario.

    Claro que sí Santiago: Sogamoso y todo el país deberían tener proyectos similares. Gracias por tus palabras.

    Muy cierto Oyerista: El mundo sigue valiendo la pena y eso se debe a que hay personas que nos recuerdan que vale la pena vivir.

    Muchas gracias Yonamoe por tu consideración. Saludos.

    Gracias Álvaro por responderle a Santiago, y así, a muchos más interesados en replicar este tipo de experiencias.

    Hola Camela: El trabajo de ustedes está ‘condenado’ a ser universal 😉 Saludos.

    Hola Carla Mariela: Muchas gracias por replicar en ICARO esta experiencia. El modelo, como yo lo veo, es replicable en cualquiera de nuestros países de América Latina y bien podría soportarse con leyes como la que citas. Un abrazo a Barquisimeto, un abrazo para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *