Mientras estaba en Brooklyn preparando los últimos detalles de su viaje, Diego Graglia se toma un tiempo para responderle unas preguntas a este blog sobre su viaje desde Nueva York a Ciudad de México a bordo de ‘El Rayo blanco’, como le llama a su viejo Subaru. Parte de sus ahorros de la vida los invertirá para tomar esta ruta y desde la carretera, bloguear, tomar fotos, hacer videos, ‘twittear’ y dejar ver el rostro del mundo hispano en Estados Unidos.

La semana pasada me enteré de su interés por hacer este recorrido (algo que también quiero hacer pero en otra ruta, en Suramérica) entre la ‘Gran manzana’ y Ciudad de México en donde Graglia irá revelándonos el papel de los latinos en medio de un entramado cultural que cada vez tiene menos de sajón y más de los inmigrantes, tanto de esos mismos que tienen el mito fundacional como de las nuevas invasiones de europeos, asiáticos, indios y latinoamericanos.

De estos últimos exprimirá con su curiosidad periodística a través del blog Newyorktomexico y de otros recursos web como Twitter y Flickr. Estas son algunas de las preguntas que tal vez torpemente le formulé con pocas esperanzas de que pudiera responderme antes de partir. Y, sin embargo, lo hizo.

¿Quién es Diego Graglia?
Soy un periodista argentino que vivió cinco años en Nueva York y se acaba de mudar a la Ciudad de México. En Estados Unidos, siempre cubrí temas relacionados con los inmigrantes latinoamericanos y sus descendientes y la cultura latina en E.U. en el sentido más amplio de la palabra. Lo mío es el periodismo narrativo, contar historias interesantes que la audiencia recuerde.

¿Por qué esta aventura?
Nació como eso, una aventura privada: venir a Nueva York a buscar el auto, un par de tablas de surf y otras pertenencias que había quedado atrás. Pero la idea fue madurando de hacer un reportaje sobre esta elección histórica. Y se me ocurrió que el mejor formato para un reportaje sobre un roadtrip es un blog, al mejor estilo de las bitácoras de viaje – un género para nada nuevo. La diferencia es que trataré de usar periodísticamente todas las herramientas de la web 2.0: el microblogging, un mapa interactivo, updates desde el auto por celular o Internet móvil, un stream de fotos en Flickr, etc.

¿Como vas a entrevistar a los latinos? ¿Qué perfiles buscas entre ellos?
Estoy haciendo contactos con organizaciones civiles de las diferentes ciudades y pueblos que visitaré, para hacer reportajes en cada lugar. Busco tratar temas distintos en cada parada: los nuevos ciudadanos, los trabajadores rurales, las opiniones sobre los candidatos, etc. Por eso, quiero que mi lista de entrevistados sea lo más diversa posible. También hablaré con “no latinos” en algunos puntos para abordar el tema de la inmigración, con y sin documentos.

¿Por qué esta ruta?
Me parece central en esta historia el sur de los Estados Unidos. Porque por primera vez puede haber un presidente negro y el Sur fue donde nació la lucha de los estadounidenses negros por sus derechos civiles. Y porque esa región se ha transformado muy fuertemente con una explosión demográfica latina en la última década. También quiero mostrar el contraste entre lugares progresistas, como Nueva York, y conservadores, como Texas. Nueva Orleans es una parada obligada, por su historia reciente y por el influjo de trabajadores de la construcción latinos que le cambiaron el rostro después del huracán Katrina.

¿Viajas solo? ¿Cómo es el vehículo?
Viajo con mi novia Amy, que será la chofer oficial de NY·DF. El auto es un Subaru station wagon 1992; es viejo pero le tenemos confianza. Además, es grande para cargar nuestras pertenencias.

¿Durante tu trabajo periodístico te vas a identificar como periodista o vas a escribir desde la perspectiva del blogger observador?
Mi actitud hacia el blog es la de usarlo como un elemento de trabajo, un vehículo más para contar historias. No me siento bloguero primero, sino periodista que bloguea. Así que sí, en todo momento me presentaré como un reportero de www.newyorktomexico.com. Claro que el relato va a ganar en tono y en color porque le pienso dar la voz del bloguero. Como soy mi propio editor en este caso, me “permito” adoptar un lenguaje más confianzudo –sobre todo en español–, para que la gente sienta que está viajando conmigo. Mi primer experimento con esto fue un blog para familia y amigos que hice mientras viajaba de mochilero entre México y Nicaragua: pumasurfero.blogspot.com

¿Qué predominará en tu trabajo Información u opinión?
Siempre la información. Quiero traerle a la audiencia las opiniones de la gente que conoceré en el camino. No me importa decir si me cae mejor Obama o McCain. Lo mío es contar historias ajenas, aunque en este caso también sea una historia mía.

¿Con qué supuestos partes?
Parto con algunas ideas base. La principal es que los latinos en E.U. son una población muy diversa que no puede ser encajonada en un solo bloque de votantes. Ese es un preconcepto que abunda en la política estadounidense. Pero, más que nada, pienso ir aprendiendo en el camino, para al final tener una idea muy bien informada de qué puede pasar el 4 de noviembre con los votantes latinos.

¿Cómo ves el rol de los latinos en estas elecciones?
Será más importante que nunca porque por fin sus números en las urnas se están volviendo importantes y porque pueden ayudar a definir tres o cuatro estados que están muy disputados –Colorado, Nevada, Nuevo México y Florida–. Los candidatos se han dado cuenta y les están dedicando más atención que nunca. Hay que ver si los latinos se van a consolidar como un electorado más bien progresista (es decir, pro-Demócrata), porque hay quienes dicen que en Florida se están volviendo menos conservadores. George W. Bush había logrado grandes avances para los Republicanos al conseguir porcentaje altos de adhesión hispana. Pero parece que el partido republicano podría perder ese terreno. También me interesa el factor racial, porque hay lugares donde los latinos y los negros se han visto como rivales históricos y quiero saber si los hispanos están listos para votar a un presidente negro.

¿Normalmente qué comunidad de latinos sientes más participativa en los procesos democráticos de Estados Unidos?
Creo que las comunidades son más activas y se hacen sentir más donde tienen poblaciones más grandes: los mexicanos en Los Angeles y Chicago, los puertorriqueños en Nueva York y los cubanos en Miami. También hay inmigrantes hispanos que se resisten a la asimilación final que es votar en las elecciones de este país. En general, los porcentajes de votantes registrados (es necesario registrar para votar, pero no es obligatorio) son más bajos entre los latinos que entre otros grupos poblacionales.

Antes de iniciar el viaje, ¿Quién crees que va a ganar las elecciones?
No me animo a un pronóstico, pero si tengo la sensación fuerte de que Obama está “montado en la historia” y pareciera que no puede perder. Claro que quedan casi cien días y cada uno es una oportunidad para una gran metida de pata que le saque un 4 ó 5 por ciento de votos y lo deje abajo de McCain.

¿Con qué frecuencia vas a estar publicando?
Publicaré más de una vez por día. Los posts tendrán diferentes formatos: habrá reportajes extensos y updates cortitos, pequeños clips de video y podcasts de audio. Enviaré contenido desde el auto en marcha, sea con un celular o con la computadora (en este instante, vamos camino a una tienda de teléfonos a ver si conseguimos una tarjeta de acceso a Internet móvil, que no sé si podré conseguir sólo para menos de un mes de uso).

¿En serio nadie patrocina este proyecto?
Sí, es en serio. La historia es así: ofrecí vender el blog como paquete a un par de medios importantes de E.U., uno en inglés, otro en español. Ambos se mostraron interesados pero a último momento dijeron que no. Entonces, como iba a hacer el viaje de todos modos, tenía que decidir si invertía mi tiempo, energía y dinero en el proyecto sólo por el gusto de hacerlo. Lo pensé bien y decidí que sí, que hay muchos periodistas que se mueren por hacer algo así y, teniendo yo la oportunidad, no podía darme el lujo de no hacerlo. Entonces, pasé a ofrecer contenidos separados a distintos medios. Espero vender algunas notas para papel y con suerte, podcasts. También arreglé que al final del viaje le propondré un par de reportajes a un diario grande de acá de Nueva York. A medida que se confirmen las cosas, te puedo dar los detalles de publicación de cada pieza.

Diego ha iniciado su viaje en compañía de la bella Amy y a bordo del viejo Rayo blanco. Seguramente tendrán problemas mecánicos (no se los estamos deseando, pero ¿quién no los ha tenido en un viaje algo cuando va en un viejo carro), dificultades con las autoridades y muchas anécdotas con la gente. Su experimento tendrá el valor de mostrar las distintas caras de las complejas relaciones culturales y de hacerlo para los dos públicos (será bilingüe).

Sobra decir que les deseamos buen camino y a ustedes, que lo acompañen con preguntas, charlas y datos o, sencillamente, con la lectura de sus relatos que prometen ser generosos en imágenes talladas con la observación y el asombro.