Lo que se perdió con el petardo en la Tecnológica de Pereira

El viernes y aún el sábado, había sentimientos encontrados frente a la explosión del petardo en manos de tres estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira (UTP).

Mirentras unos señalaban con indiferencia y casi con satisfacción cosas como “eso les pasa por andar en esas” o “todo guerrillero se merece eso y mucho más”, otros, la gran mayoría respondía en silencio a lo que eso producía en cada uno. Los que lo exteriorizaban se les notaba la decepción por regresar a formas ya superadas.

En otras palabras, la gran mayoría de los profesores y estudiantes de la UTP con los que hablé en su campus, pocas horas después del accidente, señalaron que –adicionalmente a la vida que perdió uno de ellos que dejó parte de sus vísceras en el piso de la universidad, y a los dos brazos que perdió el segundo– lo triste termina siendo el retroceso que germina y se traduce en ese accidente.

Cuando uno va a la cafetería principal y pide el ‘almuerzo estudiantil’ se sienta al lado de unos murales magníficos, muy bien pintados con arengas revolucionarias pero con una cuidada estética pictórica. La JuCo (Juventud Comunista) entrega en la pared y en afiches y volantes, algunas citas conocidas y otras no tanto de los autores de siempre: Cardenal, Onetti, Benedetti, Martí…

Por eso la explosión del petardo, más allá del químico empleado, tuvo un impacto anímico porque ese discurso setentero revolucionario de “es válida toda forma de lucha” ya se había superado, ya estaba agotado en la misma dinámica retórica que no necesita imposiciones institucionales. Cuando ya se había llegado al performance, al desnudo y a otras formas de protesta pacífica, otros pocos, todavía y de manera anacrónica intentarían condicionar a punta de petardos.

Muchos de los que crecimos en universidades privadas, admiramos las muchas formas creativas con que las facciones de la izquierda inteligente y no radical han expresado sus protestas, la mayoría de las veces vinculando al arte como vehículo comunicativo.

Hoy, aunque hay encapuchados y terroristas (pero no necesariamente hay que ponerlos en la misma bolsa) la gran mayoría va a la universidad pública a estudiar, como con quienes tuve el privilegio de compartir un Diplomado en Comunicación Pública de la Ciencia, muchos de ellos investigadores en diferentes vertientes de la ciencia, emprendedores y con la innovación como faro.

10 thoughts on “Lo que se perdió con el petardo en la Tecnológica de Pereira

  1. efectivamente Víctor, a parte de lo dramático que pueda ser para estos tres estudiantes, tal vez lo más triste del asunto es que aún esté tan arraigada esa premisa de “todas las formas de lucha”, donde la gente se alegra con la desgracia del otro, y acepta el hecho de que algunos tomen la justicia por sus manos o que sufra el enemigo sin importar el hecho que todos somos humanos y compartimos el mismo mundo. No se pude seguir legitimando la violencia de ninguna manera, bajo ninguna circunstancia, venga de donde venga; por eso también me parece muy importante lo que mencionas con respecto al arte, que ha sido y seguirá siendo la manera más adecuada para expresar esas inconformidades, que aumentan sobretodo en estados totalitaristas como en el que nos encontramos. El arte, y por supuesto la comunicación en general, son los caminos a seguir, los que permitirán abrir los ojos y la mente a cosas mucho mejores que están por venir.
    Saludos Víctor, y como siempre buen blog!

  2. Hola Cornifli: Sí, creo que coincidimos en que el arte puede ser una excelente vía para protestar por el motivo que se tenga y si no es el arte, pueden ser otras en las que emerja la creatividad coom camino. Gracias por tu comentario.

  3. Sabes que más se perdió?
    Se perdió la tranquilidad para transitar por los jardínes de la Universidad, la frescura que se tiene cuando uno se sienta con los amigos en esos banquitos de guadua a relajarse un ratico antes de volver a clases.
    Se perdió la tranquilidad de estar en terreno seguro, en medio del conocimiento… ahora vuelve la desconfianza, ya no sabemos si nuestros compañeros tienen una maleta llena de explosivos, si pretenden hacer daño sin medir las consecuencias en un salón de clases, en un auditorio o en una cafetería.

    Y la ciudad??? ahora muchos nos temen y señalan… los “terroristas esos de la tecnológica” y no, pues no , no lo somos…

    No nos cae mal un poco de comprensión y compasión para esos compañeros que con 20 años y toda una vida por delante mutilaron sus sueños… pero somos más los que no estamos de acuerdo, los que creemos que así no se protesta y que la violencia no conduce a nada.

  4. Hola Joha: Creo que la tranquilidad de la que gozan en un muy bonito campus no se tiene que perder. Este caso es aislado y deben prevalecer los intereses de quienes quieren estudiar y producir conocimiento. No creo que la ciudad le dé la espalda a su universidad insignia, la que tanto orgullo le ha conferido. Ánimo y adelante.

  5. Señor Solano… nadie ha muerto en la UTP tras el accidente con los explosivos, es mejor que verifique la certeza de la información que llega a usted, antes de publicarla.

  6. Hola Natalia: Claro que no murió en el campus, pero sí después en la clínica. Sin embargo, el lugar no quita que fue por producto de una acción dentro de la UTP. Ya fue verificado, gracias.

  7. señor solano no se de donde son las fuentes de informacion suyas tan mediocres y tan nefasta
    que no conducen a una realidad veridica de los sucesos es mejor estar con la vista atenta ,con los oidos limpios y con la mente abierta…

  8. Hola Maryuri: Gracias por la inquietud. Para responderte, dedo decir que estuve allí ese día; me informé en los medios locales y tercero, hablé con varias personas de la UTP. Sugiero la misma recomendación de higiene mental. Cordial saludo.

  9. Señor Solano, de casualidad buscando de futbol en ggogle llego a su articulo, con un poco de vacios pero muy bueno, tal vez no fue suficiente estar en la universidad ese dia y bajar al galpon y ver murales, hay una historica lucha y un sin fin de problemas que desencadenan en q un petardo sea la forma de lucha. Quisas hubiera sido bueno un marco historico, ademas de eso no se que fuente dice que el estudiante murio porque hasta 10 dias despues supe de fuentes del mismo hospital donde labora alguien muy cercano que estaba alli. En que medio local salio lamuerte? a mi si me gustaria ver, puesto que puedo estar equivocado o tal vez estarlo usted.

    Buen dia

  10. A MI ME PARECE QUE DEBIERON ESPERAR A QUE LLEGARA URIBE A LA U A HABLAR LA M.. BASURA QUE SIEMPRE HABLA . ,PARA ESTALLAR EL PETARDO ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *