El error de la ‘Operación Jaque’