El Héctor Mora que conocí vuelve al ruedo