Chávez ordena seguir la Revolución en Twitter

Anoche, cuando los televisores ya se habían apagado en muchos hogares, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se sentó en una larga transmisión al filo de la media noche junto a Mario Silva, el icónico director del programa La Hojilla y defensor bolivariano desde las cámaras de Venezolana de Televisión.

Luego de presentar a quienes reemplazarían a los ministros dimitentes del gabinete, entre chiste y chanza y lanzó la orden perentoria de continuar la Revolución Bolivariana en terrenos que hasta ahora le habían sido prescindibles: las redes digitales.

¿Pero por qué el interés de Chávez en las redes? En la última semana, Twitter y otras redes sociales como YouTube y Facebook cobraron gran protagonismo porque sirvieron de plataformas para la comunicación de los ciudadanos que, descontentos y desesperados, afinaron sus mensajes para organizar movilizaciones urbanas y así sentar un precedente del inconformismo ante una situación cada vez más asfixiante por falta de energía, agua, leche, huevos y otros alimentos.

El carbón que terminó de atizar la hoguera fue la suspensión de la señal de RCTV, el más antiguo de los canales venezolanos y que desde hace dos años estaba confinado a transmitir su señal por la televisión cerrada (distribuida por cableoperadores) luego de otra fulminante sanción de Conatel.

Todas estas situaciones fueron y siguen siendo largamente discutidas a través de las principales redes sociales. Chávez, o mejor sus asesores, ya se dieron cuenta luego de ver que las exitosas marchas se conformaban en poco tiempo y no a través de los medios convencionales, que entre otras cosas, casi todos callan por orden gubernamental o por simple y triste autocensura. A excepción de Globovisión, un canal pequeño, las voces de los opositores han tenido muy pocas oportunidades de expresión.

A mayor falta de oportunidades en los medios convencionales, los ciudadanos no se han quedado callados y han echado mano de las herramientas digitales, gratuitas además, para evadir los embates de la ‘dictadura democrática’.

Sabiendo esto, Chávez dio la orden de “dar la batalla” también en Internet y mencionó Twitter como blanco de las acciones. Dicho y hecho, pocas horas después un ejército de simpatizantes ‘rojos rojitos’ ya estaba tratando de entender cómo funcionaban las herramientas para tratar de hacer un contrapeso a la oposición que ya les lleva una luz en experiencia y que valientemente ha reportado, celulares en mano, los abusos y desproporciones de la Guardia Nacional y de las fuerzas parapoliciales lideradas por la dirigente oficialista Lina Ron.

Pero más allá de condenar esto, me parece importante destacarlo porque es preferible que los encuentros se den en una arena donde solo vale la palabra como arma. Por supuesto vienen muchos bits de insultos a diestra y siniestra, pero en todo caso dejará un balance mejor que el de varios estudiantes muertos en las calles de Mérida y otros estados de Venezuela.

Bienvenidos los chavistas a la red, esperamos con ansias tener conversaciones de altura.

2 thoughts on “Chávez ordena seguir la Revolución en Twitter

  1. Muy buena entrada y una sana conclusión: a pesar de lo deprimente que puede ser leer a algunos chavistas en Twitter –que incluso escriben horrores ortográficos como ‘bolibariana’–, es mucho mejor que verlos como francotiradores en una manifestación.

    (Aunque no podemos pecar de optimistas, y el riesgo es que se sigan dando ambas cosas).

    Sobre las ‘conversaciones de altura’, sería muy valioso elaborar un listado de los twitteros chavistas con los que se puede dialogar y debatir… Y como sé que aquí entrarán algunos chavistas, los invito a que ayuden a iniciar este listado.

    ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *