Con la muerte de Revista Cambio se acaba un quijote periodístico