El gobierno de Chávez no soporta el humor