Me encantan los videos apocalípticos. Despiertan fascinación por cuanto bailan en el filo entre el pánico, la pseudociencia y la invitación a hacer algo, así no sea muy claro el “qué”.

En este video llamado Facebook, la cara oculta, los autores insertan algunas verdades como lo son la forma en que Facebook tiene derechos sobre los materiales que subimos y les cedemos a perpetuidad.

Sin embargo, la idea de que esta red social es una herramienta para que la CIA y el FBI manipulen nuestras mentes se parece mucho a esas épocas de teorización de los efectos de la comunicación en plena Guerra Fría.

Lo que sí es cierto es que las agencias de publicidad se han encontrado con una minita de oro, no para vender, sino para extraer información de nuestros hábitos y nuestras decisiones. En eso, varias compañías tienen un largo camino recorrido para conocer lo que hacemos.

Lo que es urgente es reconocer que cada cual es hoy más responsable de la información que entrega en despachos públicos, en entidades privadas y, por supuesto, en presencias digitales. Las redes sociales basan su eficacia en la cantidad y la calidad de información disponible para los mismos usuarios que la entregan y que la usan. Una red social crea su poder en la combinación de la información y de las funcionalidades que ofrece una determinada plataforma para usar esos contenidos.

Una siguiente consideración para tener en cuenta es que si cada cual es responsable de su información, tiene las herramientas para administrarla. Las redes brindan no solo recomendaciones para el uso, sino que proveen instrumentos y políticas para gestionar los contenidos y la seguridad alrededor de ellos.

Si hoy alguien se entera de la dirección de nuestra casa es porque hemos brindado ese dato en alguna parte visible o se la hemos entregado a alguien no muy confiable que sí la distribuyó o la dejó en alguna parte visible.

Algunos titulares como los de Caracol Noticias en televisión despistaban aún más la audiencia: “Capturados los asesinos de Facebook”. Así las cosas, los de Facebook son asesinos y no un grupúsculo de usuarios que aprovechó la información que dejaron otros usuarios para emprender las acciones criminales.
Algunas recomendaciones básicas:

  • Decida la presencia. Piense primero qué ganaría y qué perdería al estar en una determinada red. Tal vez en este punto podría evitarse los primeros dolores de cabeza.
  • Defina el tipo de presencia. Usted puede tener una presencia como la quiera tener. Hay quienes deciden tener una presencia seria y otros aprovechan para darle rienda suelta a su alter ego. Una presencia que combina los dos propósitos termina siendo espontánea, pero a la vez confusa y llevarlo a compartir cosas que ni pensaba hacer públicas.
  • Configure su nivel de privacidad. Prácticamente todas las redes permiten que el usuario defina qué tanto quiere decir de sí. Aproveche esos recursos.
  • Separe lo público de lo privado. Una vez que ha resuelto los anteriores puntos, procure compartir datos críticos como dirección, teléfono y otros solamente en las herramientas internas para comunicarse con otros miembros de manera privada. Use los ‘muros’ como el de Facebook para saludar, hacer preguntas y muchas cosas más, pero no deje estos datos sensibles que pueden ser vistos no solo por los destinatarios originales sino por todos los ocasionales a los que ese miembro les ha permitido el acceso.
  • Elija las fotos. Si va a publicar fotos, evite que en ellas aparezcan detalles que puedan delatar la ubicación de su casa, el colegio donde estudian sus hijos u otros similares.
  • Acepte amistades reales. Procure que la gran mayoría, si no todos, de sus contactos en las redes los conozca en el plano real. Es posible que algunos de esos usted no los haya visto antes, pero al menos tenga claro si ha establecido con ellos relaciones profesionales o de otros propósitos de manera continua.
  • Acepte la vida offline. Si tiene temor a todo lo que puede pasar en la vida online, le presento el mejor consejo: Dedíquele más tiempo a la vida fuera de las redes, entérese del color verde de los parques, empápese de ciudad o de naturaleza.

Preguntas al aire: ¿Qué percepción tiene de la seguridad en las redes sociales? ¿Qué medidas toma usted para garantizar su seguridad en las redes sociales?