Carta a los medios para una Liberación sin show

Señores

Alejandro Santos, director de Revista Semana
Daniel Coronell, director de Noticias Uno
Lucía Madriñán, co directora de Caracol Noticias
Darío Fernando Patiño, co director de Caracol Noticias
Clara Elvira Ospina, directora de Noticias RCN
Darío Arizmendi, director de Caracol Radio
Francisco Santos Calderón, director de RCN Radio


Julio Sánchez Cristo, director de La W Radio
Fidel Cano, director de El Espectador
Roberto Pombo, director de El Tiempo
Juan Gabriel Uribe, director de El Nuevo Siglo
Álvaro Osorio, director de Canal Capital
Darío Restrepo, director de CITY TV
Yamid Amat, director de CM&
Vicky Dávila, directora de La FM
Claudia Gurisatti, directora de NTN24
Carlos Lozano, director del semanario Voz
Hollman Morris, director de Contravía
Jorge Eliécer Orozco, director de La Crónica del Quindío (Armenia)
Roberto Esper, director de La Libertad (Barranquilla)
Gustavo Bell Lemus, director de El Heraldo (Barranquilla)
Sebastián Hiller, director de Vanguardia Liberal (Bucaramanga)
María Elvira Domínguez, directora de El País (Cali)
Rosa María Agudelo, directora del Diario de Occidente (Cali)
Pedro Luis Mogollón, director de El Universal (Cartagena)
José Eustorgio Colmenares, director de La Opinión (Cúcuta)
Glora Cecilia Gómez, directora de La Nación (Neiva)
Antonio Melo Salazar, director El Nuevo Día (Ibagué)
Nicolás Restrepo, director de La Patria (Manizales)
Guillermo Gaviria, director de El Mundo (Medellín)
Ana Mercedes Gómez, directora de El Colombiano (Medellín)
Luis Javier Cabrera, director del Diario del Huila (Neiva)
Luis Carlos Ramírez, director del Diario del Otún (Pereira)
Sonia Díaz, directora de La Tarde (Pereira)
Ismenia Ardila, directora de El Liberal (Popayán)
Silverio Gómez, Revista PODER
Paola Ochoa, directora de Revista Dinero
Fernando Quijano, director de La República
Ricardo Ávila, director de Diario Portafolio
Diego A. Santos, director de eltiempo.com
Juanita León, directora de Lasillavacia.com

Se aproxima una nueva fecha en la que los medios de comunicación medirán su aceite a la hora de entregar información sobre un nuevo episodio de liberaciones de secuestrados por las farc.

En anteriores ocasiones, estas liberaciones a cuentagotas se han prestado para que diversos actores de la escena política y de las autoridades lubriquen su notoriedad pública a costa de la situación en la que son los secuestrados y sus familias los principales afectados con la exposición.

También se han beneficiado los medios de comunicación que durante horas han explotado los rostros de las víctimas y con pauta publicitaria en las emisiones y publicaciones han sabido capitalizar esos momentos de tensión y angustia.

Finalmente, algunos de los mismos ex secuestrados han aprovechado esa movilización mediática en pro de sus intereses y han convertido ese tiempo en plataformas de marketing para sus proyectos editoriales en los que relatan sus vivencias e incluso sus elucubraciones sobre la experiencia del secuestro.

Sin embargo, y entendiendo que hay un compromiso con los accionistas y que sus medios son, en su gran mayoría, empresas privadas con ánimo de lucro para las que es indispensable la publicidad como modelos negocio para financiar su operación, sé que muchos colombianos deseamos que en la próxima liberación, los medios de comunicación den un ejemplo al mundo en materia de autorregulación y autodisciplina para facilitar las mejores condiciones de dignidad a los secuestrados y sus familias.

De manera concreta, los ciudadanos pedimos que haya una ‘liberación sin show’ en la que:

  • No se acuda a la inmediatez como el principal valor del periodismo y así los secuestrados puedan tener un momento de intimidad con sus familias.
  • Se tenga claro que el secuestrado necesita un período de reintegración a la sociedad y que en el momento de llegar a la civilización, la víctima no está en las mejores condiciones anímicas, racionales y emocionales para responder elaborados cuestionarios.
  • Pedimos que los secuestrados y sus familias sean quienes independientemente de toda presión decidan de manera pertinente y autocrática el momento de su acercamiento a los medios.
  • Se contextualicen las historias para que las audiencias entiendan el marco histórico de los episodios que presencian.
  • Se aborden, en otros momentos, los ángulos humanos sin que se caiga en el facilismo del ‘registro de la lágrima’ per se.
  • Los medios multipliquen con creatividad los ángulos informativos para entregar no solo más, sino ‘mejor’ información.
  • No se abran los micrófonos indiscriminadamente. El medio debe tener el criterio suficiente para saber a quién entregarle sus tribunas en una declaración. Queremos periodistas que hagan reportería y no solo que sirvan de trípodes…
  • Se sepa que sobran las narraciones de lo evidente. En esas transmisiones abundan las descripciones de carácter futbolístico que nada aportan a la compresión de la situación.
  • El registro de estas situaciones no requiere de musicalizaciones para hiperestimular la sensibilidad (también sobra el Himno Nacional).
  • Que las audiencias tengan claro que el fenómeno del secuestro por parte de todas las fuerzas irregulares involucra no solo a políticos, policías y militares, sino que muchos civiles con menos ‘rostro’ aún son víctimas del flagelo.
  • Se tenga claro que es contraproducente indicar los hospitales y otros lugares de recuperación de las víctimas por seguridad de las mismas y para proteger su privacidad.
  • En el caso de la televisión, los presentadores de televisión, reporteros in situ y otros son prescindibles en su faceta de protagonistas ante las cámaras. Las narraciones pueden hacerse con planos abiertos, de maneras no invasivas.

Podrían aparecer muchas más sugerencias y aquí las estaremos agregando. Aunque el Derecho a la Información se entiende como un privilegio para entregar y también para recibir, pedimos a los medios que de manera histórica sienten un precedente en la forma en que entregan la información a la opinión pública. Es el momento de mostrar lo que significa construir opinión pública en lugar de satisfacer a una parte de la opinión del público.

Sería miope e ingenuo pedir que no haya cubirmiento periodístico, pero está en el alcance de nosotros los ciudadanos pedir que haya una operación periodísticamente limpia, respetuosa con la diginidad de las víctimas y oportuna.

Creemos que para los medios es preferible recibir las humildes sugerencias de una audiencia respetuosa que la mordaza desafiante e irrespetuosa de un régimen. Construyamos entre todos esta idea de la democracia que usa bien la información.

Nota: Las personas que se deseen adherir a esta iniciativa pueden hacerlo saber con un comentario para ir conformando la lista. Esta iniciativa se moverá en redes sociales con el hashtag #LiberacionSinShow. Si usted desea, puede usar #liberacionsintv que ya tiene una trayectoria en Twitter y que por lo menos en un principio perseguía un objetivo similar. Nosotros proponemos #LiberacionSinShow para no estigmatizar a los medios televisivos y tener la tranquilidad de poder pedirle el mismo respeto para las víctimas a medios de internet, radio, televisión y prensa escrita.

Cordialmente,

  1. Víctor Solano
  2. Santiago Pardo Ferrer
  3. Juankamu
  4. Carlos Barbosa
  5. Carolina
  6. Mauricio Duque Arrubla
  7. Diana Giraldo
  8. Jhonco
  9. Cristian
  10. Bárbara
  11. Juan David
  12. Jaime
  13. Santiago Peña Aranza
  14. Catherine Juvinao Clavijo
  15. Martha Isabel Hernández Aguirre
  16. Jesús Tobar
  17. Federico Benítez
  18. James Guapacho
  19. LuzO
  20. MaClau
  21. Lucho Molina
  22. Sebastián Yepes
  23. Carlos Forero Oviedo
  24. Nelson Martín
  25. Pepe Pardo Villalba
  26. Pablo Rendón
  27. Marcela Ramírez
  28. Javier
  29. Andra
  30. Pedro Fuquen
  31. Lina Restrepo
  32. Alexander Gutiérrez
  33. Clara Riveros
  34. Milena Flórez Jaramillo
  35. Lina Erazo
  36. Stephany Paipilla
  37. Ricardo Galán
  38. Jota Ochoa
  39. Ana Lucía Obregón
  40. Bunkerglo
  41. Ana Mercedes Suárez
  42. Catalina
  43. (Su nombre o nick aquí)

54 thoughts on “Carta a los medios para una Liberación sin show

  1. Me uno. Hace unos días comentaba algo similar en redes sociales y decía que no estoy de acuerdo con #liberacionsinTv pero sí con #liberacionsinshow.

    Es hora de poner por encima del rating, la vida y la salud de las personas y aprender a relatar este tipo de noticias desde otro ángulo.

    Evitar el show no solo le corresponde a los medios, también al Gobierno. Esperemos que este no sea como el anterior que disfrutaba exhibiendo a los recién liberados/rescatados como un trofeo.

    Merecen respeto, lo necesitan, especialmente luego de tantos años de no tenerlo, de ser tratados como cosas.

  2. Me uno, ¿dònde hay que firmar? Hay algunos servicios en internet para este tipo de peticiones y sería bueno montala allí y así se puede ir recopilando todas las firmas, y podríasmo rotar el link a los amigos. Como una cadena 🙂

  3. Me parece que has puesto mis palabras y las de muchos en tu escrito.
    Es importante hacer que los medios a los cuales está dirigida se pronuncien al respecto específicamente.
    Un abrazo y si se puede colaborar, con mucho gusto.

  4. Agregue, el show mediático del que se queja el gobierno lo hacen estos grupos insurgentes precisamente gracias a la extrema difusión de los medios. Yo personalmente no lo veo como auto censura si la propuesta, por ejemplo, se toma de manera democrática en cada una de las instituciones correspondientes. Por otro lado, si vemos las decisiones del presidente de una empresa como “legales” y éticas ¿Por qué entonces deberíamos ver como censura el hecho de que algunos directores de noticias ordenen dar solamente un breve informe de la liberación con el fin de no convertirse en herramienta útil para grupos terroristas?

  5. Me sumo! y nos tomaremos el atrevimiento de publicar tu carta en nuestro blog indicando este link para que nuestros lectores apoyen la iniciativa.

    Vamos a ver cuántas bolas le para RCN…

    Felicidades!

  6. Totalmente de acuerdo y adhiero a la causa. Necesitamos que los liberados no se conviertan en animales de zoológico que explotan con fines comerciales, necesitamos que los medios den cátedra de autoregulación y que enseñen a recibir la información de forma adecuada.

  7. Estoy de acuerdo y si queremos ver consecuencias de una liberación con show miremos el caso de Moncayo, tanto tiempo secuestrado y ahora exhiliado.

  8. Victor, gracias por redactar el sentimiento de muchos de los ciudadanos que pedimos respeto y dignidad, así como de los colegas que muchas veces ante el nerviosismo, la inexperiencia, las órdenes o la inmediatéz se saltan el trato humano. Obviamente quiero hacer parte de la carta.

  9. Me uno a esta propuesta sin ninguna objeción, porque como periodista me duele ver cómo los medios hacen de esta clase de noticias un verdadero Show. Nada sobra y esperamos que tenga la suficiente fuerza para que los medios reflexionen y sólo sea una noticia con importancia para el país pero de manera seria. Gracias por esta iniciativa.
    Por favor agrégame a tu lista.

  10. Es desagradable ver como utilizan una situación tan trágica para buscar protagonismo, me adhiero a esta iniciativa en contra del show inapropiado que no favorece al que necesita acciones y no tantas palabras, al que necesita consuelo y no Hipocresía, interés genuino sin tanto protagonismo, de acuerdo

  11. Me uno…siempre en contra del amarillismo y del comercio del sufrimiento de las victimas de esta linea de problemas en nuestro país,
    No mas!!!
    estamos cansados de que exploten con animo de lucro sucesos como el secuestro, la liberacion de este mismo, los desplazados, los damnificados, las personas discapacitadas….etc.

  12. Adhiero. Gracias por interpretar la percepción de la ciudadanía que esta hastiada del espectáculo mediático de las liberaciones de las personas en situación de secuestro, además de las detenciones, enfrentamientos armados con la guerrilla y asaltos criminales. Ojala este sea uno de esos momentos en que los medios consigan regresar algunos y epezar otros, a hacer periodismo al servicio de la sociedad y sus necesidades, y alejarse de una cultura informativa, en gran medida impuesta por Alvaro Uribe Velez y a la que sin sonrojo le apostaron la mayoría de los medios de información, especialmente la televisión y la radio noticiosa. Un abrazo,
    Gloria Ortega Pérez, periodista

  13. Esta noticia debe ser tratada éticamente no con ínfulas de protagonismos absurdos….Que los mismos periodistas no se atropellen entre ellos para obtener la “chiva”…Por Dios, respeto

  14. Pienso igual. Esto no tiene porque ser un show, es una noticia que debe darse con toda objetividad y sin lagartería política. Además, es evidente que las Farc encontraron el modo de estar durante días en la agenda noticiosa del país a través de estas liberaciones a cuenta gotas. Se benefician los medios y el grupo terrorista a costillas del sufrimiento y privacidad de las víctimas.

  15. Muy buena iniciativa.
    Con la información justa, pertinente y relevante no necesitamos llenar toda la parrilla de programación o las páginas con cubrimientos innecesarios que sólo caen en la lástima, la invasión de la privacidad y la evidencia de falta de recursos y criterios periodísticos. La liberación en este caso no sólo es para los secuestrados, sino también para las audiencias y los públicos anciosos de una transformación en la entrega de información por parte de los diferentes medios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *