Apagar Internet, la alternativa de las tiranías