Los nuevos fantasmas del periodismo

Hoy se celebra el ‘Día del Periodista’ en Colombia, un festejo en el que los colegas se regocijan y se felicitan entre sí, mientras las marcas se acuerdan de los periodistas para vanagloriar su independencia…

El oficio del periodismo cada vez está más en la mira de la sociedad. Los recientes yerros como el del diario El País, de España con las imágenes de una presunta cirugía a Hugo Chávez, dejaron en la picota a la credibilidad del mainstream mediático. Cada vez más, los ciudadanos desenmascaran el juicio con el que medios deciden las cartas que se van a jugar.

A su vez, el periodismo se va rodeando de quienes desde la orilla ciudadana sienten que se desdibujan las barreras de entrada. Parecería que el ciudadano a pie dice con más propiedad y con más frecuencia: “Eso podría hacerlo yo… y mejor”.

Para muchos ciudadanos, crear un medio de comunicación ahora es cuestión de niños. Los mitos del Ciudadano Kane, de un William Randolph Hearst o de un contemporáneo Rupert Murdoch, se quedan como fantasía cuando las tecnologías abiertas traen plataformas emergentes para nuevas formas de expresión, pero sobre todo para nuevas voces, antes escondidas en el olvido o la indiferencia.

Los dispositivos móviles tipo smartphone –y que por ende vienen con cámara de fotografía y de video, procesador de palabras, correo, radio, y todo lo que el acceso a internet provee– se convirtieron en el canto de sirenas, en la ilusión del ciudadano que como testigo de los hechos por obra de la suerte en el momento y lugar apropiado, se siente periodista.

Esta situación me trae sensaciones contradictorias. Mientras mascullo el desagrado que me causa que se irrespete a los periodistas de oficio que crean historias e investigan las insondables oscuridades de la mentira con la arrogante postura del que carga los dispositivos y logra el flash sobre los hechos con mayor celeridad, también me gusta que ese ciudadano descubra su propia voz y que crea menos en las mediaciones interesadas y filtradas por el signo pesos.

Ese sacudón que han dado los ciudadanos a las estructuras del poder, a los antes imbatibles dueños de la verdad, es síntoma de muy buena salud para la sociedad. La sociedad necesita ahora y siempre del periodismo, pero requiere cada vez menos el dogmatismo de quienes se creen testaferros de la verdad.

El poder del ciudadano informado e informador hace que se desempolve la definición del periodismo, que se redefina lo que el oficio hace y deja de hacer. Si el ciudadano es testigo veloz de los acontecimientos que llegan luego a los medios, el periodista debe entender que su rol es el del facilitador, el curador y el verificador.

Aun cuando la velocidad en la entrega de la información sigue siendo relevante en los medios, esta velocidad debe reconfigurarse como ‘pertinencia’. Un medio que se precie de entregar análisis, no debería caer en la tentación de exigir a fondo el velocímetro, sino de fraguar con calma el odómetro… La distancia que recorre una información en la mente analítica de un periodista sagaz con el tiempo necesario resulta más valiosa que la velocidad con que se transmitió.

Las audiencias, recordémoslo siempre, valorarán mucho más la certeza de lo que entreguemos que la celeridad con que ofrezcamos algo. Si la celeridad alcanza a la rigurosidad certera, entonces seremos doblemente buenos.

Estas mismas audiencias no perdonan los errores, suelen ser crueles con el error del otro y eso hay que entenderlo, asimilarlo y convertirlo en combustible depurado para una siguiente oportunidad. A veces algunos de mis mejores artículos sobrevienen luego de errores garrafales; si aprendemos a reciclar el orgullo y convertirlo en potencia para la siguiente historia, tendremos una ganancia, un estímulo.

El periodista de hoy tiene que sobrepasar los fantasmas emergentes, los que nos llenan la cabeza de miedos o de falsas ilusiones como creer que con la tecnología basta, que con el hechizo de un artefacto tenemos historia. El artefacto cambia y es un comodín; en cambio, la historia es todo. El periodista que descubre la historia en medio del muladar de los datos es el que siempre será leído. Los hechos son inevitables y ordinarios, las historias de esos hecho en cambio pueden ser irrepetibles, como joyas en un socavón.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Coletilla: Gracias a periodistas de los que aprendí el oficio en silencio, en esa primera etapa de mi vida como lo fueron Julio César Guzmán, Guillermo Franco y Jaime Dueñas. De ellos aprendí muchísimo, pero lo que más se me quedó fue la obsesión con la rigurosidad y la paciencia para escribir con mayor claridad. Luego, debo agradecer a quienes se han sentado conmigo en una sala de redacción y que me enseñaron los siguientes pasos como Mauricio Jaramillo, José Carlos García, Alejo González, Jorge Hernández, Javier Méndez, Carlos Sandoval, Harold Abueta, José Manuel Reverón, Jorge González, Guillermo Santos, María Elvira Samper, Pilar Calderón, Mauricio Vargas Linares… Y finalmente, a todos los demás de los que he aprendido por ejemplo, por imitación y a los que son tantos que prefiero no omitirlo a todos. Un abrazo y mi agradecimiento profundo, sincero y eterno…. Ustedes saben quiénes son.

2 comentarios en “Los nuevos fantasmas del periodismo

  1. Todo es relativo, pero creo que las nuevas tecnologías han logrado el equilibrio que hacía falta en el periodismo. Me explico: Por muy buenos periodistas que han existido en el mundo, algunos propietarios de medios de comunicación y políticos influyentes, han ejercido su poder para callar verdades que los buenos periodistas descubren, pero nadie les publica. Ahora, periodista o ciudadano del común, sube al mundo digital comentarios y fotografías que hacen casi imposible negar realidades. Mucho de lo que se dice y se publica en redes sociales es falso, pero es más fácil entrar a confirmar si algo sucede o no, que descubrir verdades que son “tapadas” por sus autores, caso Drummond para no ir más lejos.

  2. Víctor, la tecnología no sólo amenaza la naturaleza y la profesión de periodista, ésta permea todos los ámbitos de la sociedad humana, desdibujando las características de una humanidad que se resiste al cambio.
    Creo que los periodistas tienen una función social, como toda profesión. En este sentido la de periodista, creo yo, sin ser un docto en la materia, es la de entregar información confiable y oportuna a quienes reciben sus mensajes por intermedio de un mecanismo de comunicación (radio, prensa, T.V, internet, etc). El periodista también puede formar opinión, para que los lectores, con su propio criterio, analicen la realidad que se les describe en ese ámbito de opinión.
    Los periodistas son importantes, como lo son los abogados, los médicos, los arquitectos, los policías, porque la sociedad necesita informarse, la sociedad necesita saber lo que está pasando para analizar su presente, ver con perspectiva su pasado, y labrar su futuro. Es una profesión muy bella porque transmite ideas, pensamientos, realidades; y como todas las profesiones a veces está supeditada a intereses económicos, políticos, y hasta religiosos. El compromiso del periodista con su tribuna es la de presentar la verdad de lo que ocurre, y si la tribuna lo solicita, dar su opinión sobre esa realidad. El reto del periodista no es quitarse de encima la competencia de los que ejercen el oficio sin serlo – como yo-, el reto es ejercer la profesión con nobleza, con dignidad, con libertad, con optimismo, como amor, y con eficacia. Feliz día del periodista para ti, y para tus colegas.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *