Sobre el misionero ‘gringo’ y el matrimonio de algunos periodistas con su fuente