Lo que viene ahora no es un post-conflicto, sino un post-acuerdo