Hace unos días, en la madrugada para ser exactos, una persona conocida que luego vi que trabaja para una de las firmas que le hacen lobby, relaciones públicas y gestión de asuntos públicos a la minera Anglo Gold Ashasti –firma duramente cuestionada por su proyecto exploratorio de oro La Colosa, en predios de Cajamarca (Tolima) y a muy pocos kilómetros del Valle del Cocora– me escribió con el ánimo de “informarme”.

“Hola Victor, te dejo este artículo que da mayor claridad sobre el tema de Salento. Soy nueva en el mundo de la minería y no quiero entrar a debatir pero creo que es importante conocer el proceso. Los medios y la desinformación pueden causar mucho daño si no se tiene la información completa, pero estoy convencida que dando todas las herramientas se pueden dar debates serios y se puede aclarar a la opinión pública lo que pasa en realidad. Entrando en materia: Cuando una empresa solicita la autorización para explorar en determinado sitio, la autoridad minera debe consultarlo con las autoridades territoriales (alcalde y Car) – esto fue lo que pasó el fin de semana – La ANM envió una comunicación solicitando estudien la solicitud de las empresas que menciona la presidenta de la ANM en esta entrevista, para que dichas autoridades se pronuncien y determinen si es viable o no otorgar ese permiso. Quiero que sepas que desde que se solicita un permiso de exploración hasta que se expide una licencia ambiental –en caso que las autoridades así lo determinen– pueden pasar hasta 10 años o mas… No es un proceso trivial, sino eminentemente técnico. Ahora bien, sobre los títulos que se habían otorgado en la zona, estos habían sido otorgados hace más de 10 años a muchas empresas, las cuales han ido renunciando en el tiempo porque no tienen interés ni siquiera de explorar ósea (sic) que tampoco explotar… Ahora SOLO quedan con interés empresas mineras de explotación de materiales de construcción (no de oro ni platino). Esos títulos siguen apareciendo en el registro minero a nombre de empresas mineras de oro porque la autoridad minera todavía no ha expedido el acto administrativo de renuncia (ej. En el caso de registro de instrumentos públicos cuando se compra una casa -eso no es inmediato) … Que la ANM Se haya demorado no es responsabilidad de las empresas que renunciaron incluso desde 2013! Espero que con esta información muy resumida y con este artículo puedan ampliar el horizonte del tema. Un saludo.

Es interesante que esto pase porque da idea de los intereses que se mueven y como, al parecer, algunas personas con nuestras preguntas, nuestras dudas y nuestras posiciones, comienzan a ser incómodas para esos intereses. Me llamó la atención la hora en que escribió y no resistí esperarme hasta llegar a la oficina para contestarle y como a las 7 de la mañana, desde mi cama aún, mi respuesta, en medio de la informalidad fue la siguiente:

Hola XXX XXX*: Muchas gracias por tu interés en ofrecer información para el debate. Básicamente lo que ofrece tu comentario ya lo conocía y sé que se debe dar el debido proceso que, como dices, puede tardar años. Mi lucha no es contra las empresas mineras porque ellas claramente quieren lucrarse y no le veo problema a esa motivación.

Mis puntos han sido que es bienvenida la minería, pero en zonas de mínimo impacto ambiental y con prácticas que no desvíen recursos como las fuentes hídricas que históricamente han sido sustento de comunidades o han sido ‘puentes’ entre ecosistemas, como lo que pasa en el arroyo Bruno en La Guajira.

Otro punto es que la ANM ha dado un plazo solo para surtir el trámite por ley, pero que en la práctica es totalmente inviable: un plazo de 30 días para presentar un estudio técnico en caso de que quieran oponerse. ¿Es posible que un municipio como Salento, de casi 10.000 habitantes, tenga la capacidad para hacer en un mes, estudios que desvirtúen esa decisión? En términos jurídicos, a eso se le llama “leonino” porque no hay forma en que gane el municipio.

Es parecido a lo que ha ocurrido muchas veces donde la consulta previa a las comunidades se produce en actos poco serios donde han regalado chivos a las autoridades indígenas, las han emborrachado y engañado, y luego les hacen firmar un acta de socialización y aprobación de la intervención… Ha ocurrido…

Finalmente, que sea para extraer materiales de construcción no es menos grave que si es para sacar oro. La diferencia a favor de esta otra industria extractiva es que probablemente no se usen químicos que se filtren al subsuelo y afecten los acuíferos, pero sacar material de construcción implicará modificar radicalmente el paisaje; que loritos como el orejiamarillo, el oso de anteojos, el puma andino, el tapir y el cóndor y muchas otras especies huyan del lugar por la poda de árboles y por el ruido de la operación.

Ese, si no has ido, es un santuario del silencio solo interrumpido por las mismas especies que lo habitan. Desde luego, la ANM es la gran enemiga no solo del medio ambiente, sino de las empresas mineras a las que les promete subsuelo en territorios donde hay otras capas humanas y ambientales por encima que podrían ser afectadas por la operación.

No me parece justo con las empresas que inviertan en exploración y luego las saquen y solo por falta de articulación de las autoridades, como le pasó a Hupecol en La Macarena. En fin, hay mucha tela por donde cortar.

Agradezco tu intención pero para contextualizarte, mi problema no es por falta de información ni por arengar sin argumentación técnica. Por ejemplo, en el caso de La Macarena, no solo hicimos memes, sino que analizamos las 1.492 coordenadas del bloque licenciado con ayuda de ingenieros ambientales y descubrimos serias inconsistencias en el proceso licenciatario de la ANLA. Por lo tanto no es solo un grupito de agitadores en las redes sociales como de pronto nos ven desde esa orilla, sino un conjunto de profesionales de distintas disciplinas, articulados para ayudar a las comunidades a que defiendan sus territorios, si eso es lo que quieren ellas. Nuevamente mil gracias por tu mensaje, me encanta volver a saber de ti. Un gran abrazo.

El lobby dentro de estas organizaciones es inmenso y busca deslegitimar las protestas pacíficas, justas, masivas, legítimas y bien argumentadas de las organizaciones de base y de la sociedad civil en general. Hoy muchas de estas firmas buscan que haya menos zonas de reserva forestal o de protección especial para que puedan licenciarse bloques enteros para exploración y posterior explotación; buscan también para no se lleve a cabo la Consulta Popular en Ibagué, que los ciudadanos legítimamente buscan como instrumento constitucional para hacer valer su derecho al agua, su derecho a la vida.

Como si se tratara de un monstruo, el lobby, ‘El Hombre Lobby’ muestra sus dientes y busca que a su paso, hombres y mujeres se amedrenten.

*No veo la necesidad de mencionar su nombre.