El empleo es una preocupación de todos los municipios en Colombia. Las tasas de desempleo son altas y las soluciones de muchas administraciones es inventarse puestos que elevan el déficit fiscal de manera desproporcionada o sumar en sus estadísticas los empleos con poca formalidad que se generan en algunas obras del sector privado de la construcción. Durante algunos meses se tienen ‘empleados’ y allí se hacen cuentas alegres y poco después vuelven a la informalidad, pero no hay sostenibilidad, no hay visión de largo plazo.

Cuando uno lee que el 90% de los socorranos, según la Encuesta de Percepción Ciudadana, Provincias de Santander Cómo vamos, piensa que en Socorro no es fácil encontrar trabajo, es porque es así.

Eso nos lleva a pensar que el Municipio debe trabajar en dos vías en los próximos años: Buscar atraer compañías medianas y grandes para que consideren nuestra ciudad como un hub productivo y de logística para que se generen más empleos.

Pero como eso no es suficiente y toma más tiempo, es imprescindible estimular la generación de emprendimientos en diferentes sectores económicos y, en lo posible, de base tecnológica. Con la economía digital es posible facilitar herramientas para la aparición de nuevas empresas basadas en TIC y con la posibilidad de ofrecer servicios en el rubro de las industrias creativas y culturales.

Si se une la fuerte ascendencia y la vocación cultural que tenemos en Socorro con la necesidad de crear empresas generadoras de empleo vamos a dar solución a dos grandes necesidades que tiene nuestra ciudad: Promoción de nuestro patrimonio cultural, artístico y turístico con el fortalecimiento de la economía. Eso es Economía Naranja en acción al cristalizar oportunidades y articular actores públicos y privados.

Es indispensable sumar capacidad de gestión sin egoísmos, pero con voluntad política y honestidad. Es la hora de que en las provincias colombianas pensemos menos en las políticas paternalistas del Estado y sí mucho más en dinámicas de co creación de diferentes sectores.