Opinión Pública

Venezuela y Colombia, más cerca que lejos

0

Los incidentes de los últimos días con un mandatario angustiado por la potencial pérdida del poder ha generado muchas angustias a lado y lado de la frontera. El dictador Nicolás Maduro ha intentado por todos los medios provocar la ira en el presidente Santos, que sin ser mi ‘Santos de la devoción’, ha mostrado cordura.

Santos bien hubiese podido dejar tentar por el lenguaje procaz de Maduro y por la enorme presión de la ultra derecha que ha pedido desde romper relaciones unilateralmente hasta bombardear Miraflores. Tanta ha sido la presión que muchos sectores de la población, aún menos radicales, también se han visto haciendo sonar las trompetas de guerra.

Los conflictos internacionales siempre han sido un arma de la política negra para distraer la atención cuando hay problemas internos que amenazan la gobernabilidad o cuando urge que se cierren filas cuando se acercan las elecciones. Maduro tiene una absoluta ingobernabilidad en este momento porque hasta el respaldo popular de las filas rojas rojitas se desvanece en algunos sectores oficialistas. Maduro no tiene la tracción que tenía Chávez y heredó el poder con mucha dificultad de legitimidad.

En ese sentido, Maduro recoge las dos situaciones que lo estimularon a crear esta cortina de humo: Hambre, inseguridad, inflación disparada, desabastecimiento, desempleo y una PDVSA que no resiste más ser la caja menor de un gobierno corrupto con muchos enlaces que lo atan al narcotráfico, el contrabando y otros delitos. Y por otro lado, las elecciones de final de año que en muchos sectores y zonas del país, aseguran que las tiene perdidas ya que la oposición venezolana, otras veces históricamente atomizada, hoy parece estar más cohesionada y decidida a ganar en las urnas regionales.

Luego de una fallida reunión de las cancilleres de ambos países en Cartagena, el gobierno colombiano decidió acudir al conocido instrumento del llamado a consulta de su embajador en Caracas, a lo que el ejecutivo venezolano procedió a hacer lo mismo.

El viernes 28 de agosto en horas de la mañana, Santos, rodeado de su gabinete (solo por civiles) volvió a reiterar que su prioridad es la atención a los colombianos que han sido deportados a la fuerza (un poco menos de dos mil). Hasta ahora, los medios venezolanos no cubren la situación de la frontera como si la siembra de un precario muro como el de Berlín separando un nmismo pueblo no estuviese pasando. Las imágenes de los medios colombianos, por su parte, han mostrado la calamidad en una cantidad de historias de colombianos que se sentían seguros, a pesar de la pobreza, en suelo venezolano.

Lo que asusta de todo esto es que la ignorancia haga salir lo peor de nuestros pueblos que en realidad tienen mucho en común. Mientras en Venezuela algunos desadaptados aplaudían la expulsión de los colombianos, aquí en Bogotá, en el corazón del más refinado norte de la capital donde se precian de su civilidad, algunos microempresarios venezolanos eran víctima de algunos matoncitos que les humillaban y querían dañar el pabellón venezolano con muestras de anacrónica xenofobia. Mal en ambos lados.

La verdad es que ambos países son uno solo dividido por una línea imaginaria trazada por la mitad de algunos ríos, pero a la hora de la verdad, la gran sabana y el Llano son uno solo; la música de Juan Vicente Torrealba y Simón Díaz comparte acordes con la del Cholo Valderrama; nuestros vaqueros sufren las mismas faenas que las de los vaqueros de allá; porque no el ‘allá’ y el ‘acá’ solo son palabras para medir distancias no para dividir culturalmente.

Los venezolanos y colombianos que día a día madrugan a trabajar, estudiar; a vivir y muchos solo a sobrevivir, coinciden en que este es un problema de gobiernos, pero no de los pueblos. Es nuestro deber de ciudadanos, de lado y lado, sobreponer los lazos que nos unen y no las armas que nos separan. Los ciudadanos somos los que debemos agregar cordura a una situación que unos quieren que se oscurezca porque la guerra alimenta a unos pocos que detentan el poder

El silencio de los candidatos en Twitter – Análisis de la campaña por Bogotá

5
Los 9 candidatos a la Alcaldía de Bogotá. Imagen tomada de: HSBNoticias.com

Los 9 candidatos a la Alcaldía de Bogotá. Imagen tomada de: HSBNoticias.com

Al analizar a los candidatos a la alcaldía de Bogotá en su presencia en redes sociales, el resultado es desalentador. No siento que haya aprendizajes frente a campañas en el pasado. Se incorporan herramientas novedosas, pero se ignora a los usuarios de a pie.

Si se miran las frías estadísticas, que es lo único que parece importarles a los equipos de campaña, la presencia ‘ganadora’ sería la de Francisco Santos Calderón que reúne el mayor número de seguidores (422K+), seguido por Enrique Peñalosa (370K+) y Rafael Pardo (205K+). El mejor coeficiente de Seguidores/Seguidos también lo tiene Santos pues no tuvo que seguir a muchos para lograr muchos seguidores. Eso se explica en su alta exposición mediática que tuvo como director de noticias de RCN Radio.

Sin embargo, más allá de las estadísticas que se concentran en ‘coleccionar’ seguidores como caramelos en una noche de Halloween, lo importante es la interacción. Las redes sociales se hicieron para crear diálogos abiertos y francos y las buenas campañas proselitistas lo entienden así. Usar las redes sociales con las formas decimonónicas de siempre no tiene ningún sentido; la gracia de estos medios es poder usarlos para cambiar las formas de interacción con los potenciales votantes, tal como estos votantes en otros momentos de su vida, interaccionan con celebridades, marcas, el Estado y con otros semejantes.

La siguiente es una fotografía del momento de las diferentes campañas:

  • Rafael Pardo: (205K seguidores, sigue a 1.628 y tiene 11.325 tuits) Se nota el uso de varias herramientas como Periscope, es informativa su presencia, pero tiende al monólogo.
  • Alex Vernot: (3K seguidores, sigue a 3.346 y tiene 12.502 tuits) Informativa, pero sí responde a los usuarios.
  • Clara López: (181K, sigue a 209 y tiene 11.757 tuits) Uso de muchas fotos para documentar sus recorridos, pero también es monólogo.
  • Daniel Raisbeck: (4.2K, sigue a 3.000 y tiene 9.826 tuits) Informativa y documentada con imágenes. Su virtud es que sí contesta
  • Enrique Peñalosa: (370K, sigue a 628 y tiene 12.480 tuits) Uso de Periscope, fotografías en abundancia de los recorridos por la ciudad, también es monólogo
  • María Mercedes Maldonado: (2.9K, sigue a 641 y tiene 4.818 tuits) Uso de fotos, informativa; mucha asociación a la actual administración y tendencia al monólogo. Es la cuenta que menos seguidores tiene.
  • Francisco Santos: (422K, sigue a 233 y tiene 8.280 tuits) El más polemista de todos, mucho uso de fotos y videos; también es monólogo. Es la cuenta con el mayor número de seguidores.
  • Carlos Vicente de Roux: (51K, sigue a 13.898 y tiene 14198 tuits) Informativa, fotos y tendencia al monólogo. Es la cuenta que más contenido produce y la que a más personas sigue.
  • Ricardo Arias: (4.5K, sigue a 132 y tiene 2.229 tuits) Algunas fotografías, opinión y tendencia al monólogo, pero parece que él si escribe directamente buena parte de sus tuits. Es la cuenta que a menos personas sigue y la que menos contenido ha generado.

A manera de experimento se les envió a todos los candidatos un tuit con una sencilla pregunta: “¿Ustedes contestan preguntas de los usuarios en Twitter?”. Solo tres candidatos respondieron: Alex Vernot a los 36 minutos; Daniel Raisbeck a los 110 minutos y Ricardo Arias (221 minutos); más de dos horas después respondió una cuenta del equipo de campaña de Peñalosa para decir que las preguntas las gestionaban solamente por esa cuenta, aunque a veces el candidato respondía (lo cual no nos constó en una revisión de su timeline en los últimos 5 días). Fueron respuestas que se dieron mucho tiempo después, pero al menos respondieron, pusieron la cara y no subestimaron al simple usuario que les preguntaba algo.

Esas respuestas coinciden con un comentario que muchos tenemos: Los medios están invisibilizando a los candidatos que no sienten con posibilidades ya que no los ven punteando en las encuestas. Lo que a propósito ocurre porque no salen en los medios… Ese círculo vicioso le hace mucho daño a la democracia. Recordemos que no estamos hablando de una lista de 50 candidatos a la alcaldía. Son apenas nueve (9) lo que supondría que todos podrían tener vitrina ante las audiencias de los medios masivos en condiciones de igualdad en un principio y de equidad en un segundo momento.

Así las cosas, la invitación a los candidatos es que pasen de informar a comunicarse; de contarles a las audiencias el registro plano de sus actividades, a involucrarlos emocionalmente con sus contenidos; a generar discusión sana, abierta y pertinente con los usuarios; a no bloquear a los contradictores y, en general, llegar a conversaciones que sirvan para construir la ciudad que soñamos.

 

NOTA: Este artículo estaba mal titulado en un principio con la palabra "autismo" por esa connotación que para mí, el autor, tenía de las personas que se encerraban en sí mismas y no respondían como muchas veces deseamos a los mensajes del mundo exterior. Gracias a algunos lectores, algunos de ellos amables, cambié la palabra por una que no me deja muy convencido pero que por su neutralidad espero que comunique la idea sin que sea políticamente incorrecta. Ofrezco disculpas a las personas que estén en esta condición o a sus familiares ya que nunca hubo una intención peyorativa. Todos los días aprendemos y agradezco por ello.

Lo que viene ahora no es un post-conflicto, sino un post-acuerdo

0

Señores Farc: Con actos como el de ayer ustedes hacen más difícil que toda Colombia apoye el proceso de paz. Entendemos que se negocia en medio del conflicto y sin cesar los enfrentamientos, pero el desescalamiento de la beligerancia es fundamental para sembrar confianza en una sociedad que está cansada luego de más de 60 años de guerra.

(more…)

Abelardo de la Espriella y su relación con la ética

0

La discusión sobre la ética es un tema que aparece con menos frecuencia de la que debería en la escena pública. En ese sentido, quiero agradecer públicamente al abogado Abelardo de la Espriella porque sus declaraciones públicas pusieron a la ética nuevamente en el centro del ruedo.

(more…)

¿Y si entro “a la política”?…

2

Hace unos días, un buen amigo que me conoce desde hace años y hoy está en la diáspora, me preguntaba en privado: “¡Mi querido Víctor! Hace días tengo algo que me ronda en la cabeza y quería preguntarle: ¿No ha pensado explorar los senderos de la política?… Es en serio, creo que podría ser bueno porque lo conozco y lo sigo en la distancia a través de las redes. Pourquoi pas? como diríamos en francés…”

(more…)

‘No hubo tiempo para la tristeza’, el documental censurado por Cine Colombia

0


El documental ‘No hubo tiempo para la tristeza’, del Centro De Memoria Histórica y que fue censurado por Cine Colombia, pueden verlo aquí.

(more…)

La encrucijada del domingo

2

No recuerdo una campaña política más sucia en la historia de las elecciones en Colombia. Los ciudadanos, los que llegaron a las urnas en la primera vuelta electoral del 25 de mayo, arribaron por disciplina electoral, pero no se respiraba en el aire la convicción fresca de una decisión a conciencia.

(more…)

8 Recomendaciones de Twitter a los políticos

0

twitter-bird-light-bgs
Twitter me envió una serie de recomendaciones que ahora quiero compartir con ustedes por la coyuntura que está viviendo el país. De cara a la Segunda Vuelta, Colombia se enfrenta a una incertidumbre por cuanto tiene dos candidatos que nos caracterizan precisamente por el carisma en su uso. Sus tuits son fríos, especialmente informativos y reactivos en el caso de Santos.

(more…)

Es más fácil odiar

0

Los colombianos tenemos tanto, tanto que aprender de las experiencias de otras naciones en donde sus pueblos han tenido que pasar pruebas durísimas de tolerancia para lograr la reparación. En Colombia, el proceso de paz levanta ronchas en muchos sectores de la población y ni siquiera hablo de la ultraderecha, que “por derecha”, desaprueba que los negociadores no fumiguen con bala a su contraparte en los diálogos en La Habana.

(more…)

Twiteratón por la nueva sede de la Fundación Niños Por Un Nuevo Planeta

0

Así es como sueñan el nuevo hogar algunos de los niños de la Fundación Niños por un Nuevo Planeta

Algunos de ustedes saben que le ayudo a la Fundación Niños por un Nuevo Planeta (FNNP), un hogar que atiende a niños y niñas que han sido víctimas de abuso sexual. Algunos también habrán oído que el par de casas que actualmente están ocupando han sido pedidas por los dueños y se ven en la obligación de abandonarlas. La Fundación ya logró que la justicia le permitiera estar en ellas hasta diciembre, momento en el que deberán entregarlas y pasarse a una nueva sede.

(more…)

La ambición mal entendida, el cáncer de nuestra sociedad

0

A veces la palabra ‘ambición’ es satanizada y no debería serlo. La ambición debería concebirse como las ganas de lograr algo. Así de sencillo. Sin embargo me duele constatar con hechos, con rutinas, con procesos y hoy con cifras, que la ambición está en el punto de la cadena que desata las más feroces reacciones de la condición humana.

(more…)

El paro, las redes y la calle

1

[COLUMNA PUBLICADA ORIGINALMENTE EN LA VERSIÓN IMPRESA DE PUBLIMETRO]

Lo que se está tejiendo allá afuera es una red social más fuerte que las nuevas redes que hoy habitamos y en la que los temas coyunturales se debaten con tanta pasión como se comparten los videos de perritos montando en bicicleta, los gaticos tiernos o los bebés sonrientes.

(more…)

Go to Top